Hoy en día cualquier persona puede disfrutar de ellos. Gracias a su gran expansión desde que Oriente se abrió al mundo, este arte ha llegado hasta nosotros. En nuestra cultura, la pasión por la Naturaleza y relación con las plantas no está tan arraigada como en otros países aunque algo está cambiando.

El estrés de nuestros días y la degradación del medio ambiente nos ha llevado a reconciliarnos y concienciarnos poco a poco con la Naturaleza y al menos respetarla algo más. El bonsái nos ayuda a conseguir estos valores, nos agudiza la vena artística, nos enseña la estética, nos adentra en la botánica, nos hace interactuar con la Naturaleza, aprendemos de la filosofía oriental, nos invita a conocernos mejor y sacar de nosotros aptitudes desconocidas y nos ayuda a concienciarnos a respetar más el mundo que nos rodea.

En este sentido, Bonsái Alhama-en es un lugar donde un grupo de personas entusiastas por el bonsái y la Naturaleza damos rienda suelta a nuestra pasión, desconectando del día a día y disfrutando de nuestra afición con otras personas. Desde plantar semillas a contemplar verdaderas obras maestras, pasando por todo tipo de técnicas para mejorar y disfrutar de nuestros árboles.

 

          "El estudio, la contemplación de la Naturaleza, es el natural alimento de la inteligencia y del corazón. Nos eleva y hace cernirnos en las regiones superiores: el mundo está a nuestros pies; nuestro pensamiento, fijo en las cosas del Cielo, nos inspira desdén por los miserables y frívolos intereses de aquí abajo. El escudriñamiento, sólo el escudriñamiento de esas grandes y misteriosas verdades contiene un poderoso encanto"

 

     (Cicerón)